La Ciencia, desde Morelos para el mundo.

Transgénicos, grandes beneficios, ausencia de daños y mitos

En 2016 se cumplieron 20 años de la comercialización global del primer cultivo derivado de la biotecnología moderna o ingeniería genética. Éste fue una variedad de tomate con una mayor vida de anaquel denominada FLAVR SAVR y aprobada por la FDA de los E.U., a petición de la compañía Calgene (la aprobación para consumo dentro de los E.U. se dio en 1994). Desde entonces y hasta la fecha se han sembrado 2,150 millones de hectáreas con cultivos transgénicos y sólo en 2016 se sembraron 185 millones de hectáreas de las cuales 100 (54%) fueron sembradas en países en desarrollo [1]. Sin embargo, en México aún se debate sobre la conveniencia o no de usar esta tecnología, y si los productos derivados de ésta son inocuos o nos van a generar toda clase de enfermedades, y si además, van a acabar con nuestra diversidad biológica.